Tips para cuidar tus oídos en verano

Tips para cuidar tus oídos en verano

Durante el verano nuestros oídos se exponen a agentes agresivos. Los baños en el mar y la piscina son los mejores aliados para soportar las altas temperaturas, pero también pueden provocar lesiones en nuestros oídos. La afección más común durante está época es la otitis externa difusa u otitis de las piscinas.

Si el agua no está infectada, los baños no deberían de ser ningún problema. Los problemas en el canal auditivo surgen cuando al rascar se provocan heridas y estas entran en contacto con aguas infectadas.

Por eso durante las vacaciones de verano hay que prestar especial atención a la salud de nuestros oídos y sobre todo en el caso de los más pequeños. En caso de que nuestros pequeños expresen dolor de oídos debemos acudir al pediatra para que éste decida si es necesario derivar la consulta a un otorrino. Lo más probable es que tratándose de una otitis nos receten antibióticos y evitar mojar el conducto auditivo.

Si somos amantes del buceo o vamos a iniciarnos en este deporte debemos siempre chequear nuestros oídos y evitar practicarlo si tenemos catarro.

Otras causas del dolor de oídos pueden ser: los conciertos, el estruendo de los petardos o el uso inapropiado de los auriculares.

MEDLIA CONSEJOS SALUD OÍDOS

Aquí tienes 7 tips para cuidar tus oídos este verano:

– Mantén tus oídos limpios lavándolos y secándolos durante tu aseo personal, pero recuerda que algo de cera es necesario para mantener el equilibrio del oído y protegerlo de posibles infecciones.

– Evitar el uso de bastoncillos. Su uso puede provocar daños irreversibles relacionados con la pérdida auditiva.

– Evitar humedad en el conducto auditivo. Sécate bien los oídos después de ducharte o bañarte en casa o en la piscina. Es una práctica imprescindible para evitar la humedad y posibles infecciones por hongos.

– Viajar con las ventanillas del coche subidas. La presión, la velocidad, el estado del asfalto, el viento son factores que pueden provocar daños en nuestros oídos.

– Entrar al agua con cuidado. Durante nuestros chapuzones debemos evitar entrar al agua bruscamente.

– No bañarse si hay sospecha de otitis o molestias.

– Usa auriculares o cascos siempre por debajo del 60% de su volumen comprobando que te permita oír los sonidos que se producen a tu alrededor. No abusar de esta práctica durante mucho tiempo.

El oído es un órgano muy complejo y además de permitirnos percibir sonidos también nos dota del sentido del equilibrio. Debemos realizarnos revisiones periódicas y acudir a un especialista siempre que notemos molestias. ¡Solo tenemos dos oídos, cuidémoslos!

Entradas relacionadas

16 julio, 2018
¡Precaución! Prepara tu piel para los primeros rayos uva
button-scroll