De la LOPD a la RGPD, ¿sabes qué significan estas siglas?

De la LOPD a la RGPD, ¿sabes qué significan estas siglas?

El pasado 25 de mayo, dos años después de su aprobación, se puso en vigor el Reglamento Europeo de Protección de Datos.

La entrada en vigor de la nueva normativa se encuentra alineada con el objetivo común de todos los países miembros de hacer realidad el mercado digital único – Digital Single Market-, garantizando que los derechos de todos los ciudadanos de países miembros tienen el mismo nivel de protección. Esto, de cara a las empresas, también supone un beneficio, puesto que sólo necesitan adaptarse a una normativa, la RGPD. Anteriormente, era necesario la adopción de las normas de cada uno de los estados miembros en los que iban a operar.

Seguramente, has visto como la bandeja de entrada de tu correo electrónico ha quedado colapsada de mensajes de empresas pidiendo que aceptes los nuevos términos.  ¿Realmente sabemos que implica este cambio?

MEDLIA PROTECCIÓN DE DATOS LOPD RGPD

Novedades sobre la RGPD

Derecho al olvido para los menores de 16 años. Ahora el límite de edad para almacenar datos será de 13 años y para ello será necesario que firme una autorización alguno de sus tutores legales para aquellos menores de 16 años.

El consentimiento expreso. Consentimiento por parte del cliente explícito e inequívoco.

Acceso a tus datos vía electrónica en caso de querer rectificarlos u oponerse, siempre y cuando se hayan recogido por esa vía.  Los individuos tienen derecho a pedir que se eliminen sus datos o a modificar su tratamiento de modo sencillo.

Facilidad de comprensión. Adiós a esas políticas de privacidad incomprensibles que nadie lee porque son difíciles de asimilar. De ahora en adelante, las políticas de privacidad deberán contener textos atractivos para su lectura.

Limitar la conservación de los datos. Se tendrá que especificar el plazo durante el cual se conservarán estos datos o, en su caso, el criterio que utilicemos para la conservación de los mismos.

Registro de actividad. A partir de ahora no será necesaria la inscripción de ficheros en la AEPD, pero los responsables del tratamiento de datos tendrán que llevar un registro de actividades de tratamiento internamente

 Delegado de Protección de Datos. En el nuevo reglamento aparece la figura del Delegado de Protección de Datos, esta figura no es obligatoria en muchos casos, pero si lo es para las empresas que almacenen datos sensibles, un gran número de datos (masivo) o en el caso de entidades académicas.

Portabilidad de datos. No solo tienen derecho a la rectificación y supresión de los datos, sino que también pueden limitar el uso de los mismos y a la portabilidad.

La posibilidad de planear la gestión de tus datos después del fallecimiento.

Todas estas nuevas condiciones son el sueño cumplido de los usuarios, mensajes cortos, claros y concisos, y no las políticas de privacidad interminables que aceptamos por pereza. Más vale que las empresas cumplan todos los puntos ya que pueden enfrentarse a multas de hasta 20 millones de euros.

¿Qué pasa con los datos obtenidos con anterioridad?

Las empresas deberán solicitar al usuario o cliente su consentimiento de nuevo. De no ser así, no podrán utilizar ni almacenar nuestros datos. Es una nueva oportunidad para elegir a quién cedemos nuestros datos.

Entradas relacionadas

22 agosto, 2018
Vitamina D y los síntomas que podrían indicar su déficit
button-scroll