Fecundación in vitro: procedimiento

Fecundación in vitro: procedimiento

Más del 10% de las parejas en el mundo se enfrentan a la infertilidad.

 

En 1978 nació el primer bebé gracias a la técnica de fecundación in vitro. Desde entonces han nacido más de 8 millones de bebés con la ayuda de la FIV y la técnica relacionada de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI). Lo que surgió como un método innovador y poco habitual se ha convertido en un procedimiento médico frecuente y cada vez más necesario en nuestra sociedad. Nuestra forma de vida ha cambiado, los hábitos de reproducción en la población han cambiado. Por todo ello, las técnicas de reproducción asistida se encuentran en evolución constante.

Hoy en día, las técnicas de reproducción asistida pueden solucionar la gran mayoría de problemas de fertilidad, como: anovulación, obstrucción en las trompas, endometriosis, factor masculino, edad materna avanzada e incluso prevenir la aparición de enfermedades genéticas en la descendencia.

Antes de pensar en alguna de ellas, deberás consulta a tu especialista y realizar los controles necesarios.

El 85% de las parejas que tienen deseo reproductivo y que en principio no tienen ningún problema de fertilidad, logran el embarazo en el primer año, teniendo relaciones sexuales regulares y sin ningún método anticonceptivo.

 

El factor más importante que afecta a la posibilidad de embarazo es la edad, sobre todo la edad de la mujer. Existen muchos estudios que demuestran que cuando aumenta la edad disminuye la posibilidad de gestación y aumenta la tasa de abortos. Sin embargo, también existen otros muchos factores que pueden afectar tanto a mujeres como a hombres.

Los trastornos de fertilidad femeninos suelen ser:

  • Trastorno de la maduración del óvulo.
  • Ausencia de ovulación.
  • Tendencia a sufrir la formación repetida de quistes.
  • Cierre del cuello uterino por un tapón mucoso que, debido a infecciones o a trastornos hormonales, no se deshace durante la ovulación.
  • Miomas (tumores benignos) en el útero.
  • Infertilidad debida a un problema en las trompas de Falopio.
  • Anticuerpos contra óvulos o espermatozoides.
  • Trastornos hormonales.
  • Climaterio (premenopausia) precoz: déficit funcional de los ovarios.
  • Malformaciones orgánicas congénitas de los ovarios, las trompas o el útero.

 

 

En el caso masculino los trastornos de fertilidad pueden ser diversos, como:

  • Cantidad de espermatozoides escasa.
  • Cierre de los conductos espermáticos.
  • Anticuerpos espermáticos.
  • Varices en el escroto.
  • Lesiones en los testículos.
  • Diabetes
  • Haber sufrido paperas en la infancia.
  • Un testículo alto no corregido a tiempo en la infancia.
  • Haber recibido quimioterapia.
  • Anomalías cromosómicas
  • Trastornos circulatorios.
  • Anomalías en los conductos espermáticos
  • Raras veces: impotencia, trastornos de la erección y/o de la eyaculación.

 

Una vez, localizada la causa de infertilidad tu especialista te aconsejará la técnica de reproducción asistida más adecuada.

La fecundación in vitro es una de las técnicas más utilizadas y con una tasa de éxito muy elevada.

¿Cómo se lleva a cabo el procedimiento de fecundación in vitro?

 

El tratamiento FIV tiene varias fases:

  • Estimulación ovárica. Inyecciones diarias subcutáneas. La estimulación se inicia durante los primeros días de la regla y dura entre 8 y 11 días.
  • Punción. Mediante una ecografía vaginal, se realiza una punción de los ovarios que permite extraer el líquido que contienen los folículos
  • Fecundación en el laboratorio. El crecimiento de los embriones es observado en el laboratorio entre 3 y 5 días.
  • Transferencia de embriones al útero materno. Se realiza mediante un procedimiento sencillo, indoloro, rápido y sin sedación.

 

fecundación in vitro

 

¿En qué casos está indicado?

 

La técnica de fecundación in vitro está indicado en pacientes con diagnósticos diversos:

  • Pacientes en los que han fallado tratamientos previos más sencillos, como la Inseminación Artificial.
  • Mujeres con ausencia o lesión en las trompas
  • Mujeres con endometriosis avanzada, con probable repercusión en las trompas y en la calidad ovocitaria.
  • Situaciones en las que disponemos de un número limitado de ovocitos o la calidad de los mismos no es la más adecuada.
  • Factor masculino severo, con mala calidad espermática.
  • Fallo previo de fecundación con semen de pareja.
  • Mala calidad embrionaria o fallo de implantación repetido en los que se sospeche un factor masculino como causa principal.
  • Varones portadores de una enfermedad genética que no puede ser estudiada en los embriones.
  • En caso de mujeres sin pareja masculina que deseen conseguir un embarazo y ser madre en solitario.

Si barajas la posibilidad de concebir acude a tu médico especialista y da una oportunidad a las técnicas de reproducción asistida.

 

Entradas relacionadas

22 agosto, 2018
Vitamina D y los síntomas que podrían indicar su déficit
03 mayo, 2019
Videoconsulta médica: 5 herramientas para ofrecerla
button-scroll